¿CÓMO CONTACTARNOS?

1 Utiliza los formularios web.
2 Por MP en nuestras redes.
3 Llamanos por teléfono

Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

HORARIOS

Lun-Vie 9:00AM - 6:00PM

Comunicate por teléfono en este rango horario.

La inconsciencia fue lo que me hizo salir adelante

Viernes, 12 de Enero de 2018 / Publicado en La entrevista de la semana
Post Image

Luciano Massarelli es el nuevo protagonista de La entrevista de la semana. El escolta de 24 años analiza su enorme presente con Argentino de Junín después de dejar atrás una rotura de ligamentos en una rodilla. El proceso de recuperación, los golpes en el medio, la forma de salir adelante, la Selección y más.

Dicen que los golpes pueden servir como un estímulo. Y Luciano Massarelli ratifica esa afirmación. A fines del 2016, el escolta sufrió una lesión de ligamentos en su rodilla derecha, y su temporada en un equipo con aspiraciones como Olímpico llegó a su fin. Desde ahí, un proceso largo y tedioso de recuperación, con golpes aún más duros que la lesión en sí. Pero salió adelante y de qué forma. Aceptó un rol protagónico en Argentino, se desafió a sí mismo para ser líder del equipo y en la cancha se ven los frutos del esfuerzo: es el tercer máximo anotador de la Liga Nacional, con un promedio de 21.4 puntos por encuentro. A los 24 años, Lucho disfruta su presente y cuenta todo en La entrevista de la semana.

-Vuelven a casa después de una gira que, más allá de terminar en derrota, cierra con un balance positivo por las dos victorias previas, ¿no?
-Sí, la verdad es que la gira fue mucho más que positiva. Sacamos dos partidos en Mar del Plata que son muy difíciles de jugar. Además, veníamos de ganar otro juego en Salta. Comenzamos la temporada con siete de los primeros nueve partidos como visitante, y tranquilamente podría haber sido un récord de 2-7. El equipo respondió muy bien y estamos 5-4, algo recontra positivo empezando con tantos fuera de casa. Ahora tenemos tres seguidos de local para revalidar lo que venimos haciendo.

-¿Cuán difícil se les hace afrontar este enero, donde juegan 10 partidos, donde el calor y los viajes se suman y encima tienen el plantel corto por lesiones y otros problemas?
-Se notó en el partido pasado contra Bahía, donde en un momento no podíamos levantar las piernas por el cansancio. La rotación era corta, y encima ellos tienen jugadores jóvenes y dinámicos. Se nos complicó en ese sentido, el físico pesó y mucho.

-¿Te sorprende o esperabas este gran comienzo de temporada desde lo personal después de una lesión grave?
-Me sorprende, pero me preparé para esto. Cuando me lesioné, al principio tenía miedo por saber cómo iba a volver, por cómo iba a reaccionar la rodilla, si iba a estar tan explosivo como antes. Tenía muchas dudas, pero cuando empecé la recuperación me dije que la iba a hacer a más del 100% para volver mejor que antes. Estoy viendo todos los frutos de la buena recuperación que hice, y espero que mi cuerpo siga respondiendo así. Me sorprende, pero quería este momento. También tiene mucho que ver Chiche Jápez y Argentino, que me tuvieron mucha confianza desde el primer momento y confiaron en mí volviendo de la lesión. Estoy muy agradecido a ellos, porque hay muchos equipos que quizás te quieren pero esperaban a ver cómo evoluciona la rodilla.

-¿Cambió algo de tu juego después de un problema físico así o se vuelve igual?
-En los primeros partidos pensaba en no penetrar tanto al principio, no cargar mucho la rodilla. Pero desde ese primer partido oficial me olvidé de todo al entrar a la cancha, no pensé si la rodilla estaba bien o mal. Creo que la inconsciencia fue lo que me hizo salir adelante, porque no pensé en la rodilla sino en jugar, que era lo que quería. No pensé en el dolor ni nada.

-¿Qué se siente en ese momento en el que te lesionás y sabés que tenés que operarte y parar un tiempo largo?
-Lo supe desde el primer momento por cómo sentí la rodilla cuando pasó. Los primeros cuatro o cinco días te maquina la cabeza al 1000 por 1000, sobre todo en mi caso, que soy muy ansioso, no puedo estar quieto un segundo y quiero jugar todo el tiempo. Hasta la operación fue duro, y los primeros dos o tres meses después también porque no podés hacer nada. Esa es la etapa más complicada, hasta que agarrás la pelota y empezás a trabajar un poco más fuerte. Pero estaba tranquilo, el tiempo iba a pasar y en algún momento iba a volver. Ahora es parte del pasado.

-¿Dónde te apoyaste durante el proceso de la recuperación en esos momentos malos para evitar que te coma la ansiedad que tenés?
-Hice la recuperación en Capital y yo soy de ahí, así que mi familia y amigos me ayudaron muchísimo. Pero después me pasó algo peor, falleció mi papá para el tercer o cuarto mes de recuperación. Es más, cuando me lesioné se pusieron peor mi papá y mi mamá que yo, lloraban más ellos que yo. Ellos fueron lo que me sacaron adelante, pero después pasó lo de mi papá y fue otro bajón, otro golpe duro. Pero tuve que salir adelante, y mucho tiene que ver mi mamá que se la bancó de diez. Estar cerca de casa fue lo mejor que me pudo pasar.

-¿Pensaste las cosas de otra manera después de lo de tu papá?
-Sí, cuando pasó eso, la rodilla quedó en un segundo plano. Seguí con la recuperación, obviamente, pero no pensaba lo de la rodilla como una tragedia, sino que pensaba en mi papá. La rodilla pasó a ser algo mínimo. Pero bueno, son cosas que pasan y ya hice el duelo. Él veía todos mis partidos, me seguía por streaming o incluso iba por el día a verme cuando estaba en Ciclista de Junín. A la larga, son cosas que te terminan fortaleciendo.

-¿Te dio algo la lesión, más allá de lo lógico que te sacó?
-(Piensa). No sé. Quizás, al trabajar tanto las piernas, ahora me siento mejor que antes, cuando no trabajaba tanto esa parte porque sabía que tenía velocidad y explosión. Ahora me siento más fuerte y dinámico que antes. También me dio paciencia, esperar siete o ocho meses para jugar me tranquilizó un poco.

-Antes hablabas de la importancia de Jápez y Argentino. Más allá de la confianza que te brindaron, ¿por qué elegiste regresar ahí, sabiendo que ibas a tener un rol exigente y más protagónico justo para tu vuelta?
-Capaz que alguno pensaba que estaba loco por volver de la lesión teniendo un rol importante en un equipo. Pero yo sabía que iba a volver bien por todo lo que estaba haciendo, así que quería esa sensación. Argentino fue la posibilidad para serlo, me dijeron que iba a tener un rol más importante y de anotador, que era lo que quería, y por eso lo elegí. Quería potenciarme como jugador.

-Hay varios chicos de tu rango de edad que están dando el salto y de a poco pasando de promesas a ser figuras del torneo. ¿Qué clase de Liga es para los jóvenes?
-Creo que el básquet cambió mucho, es más dinámico y se juega mucho más rápido, entonces por eso quizás varios equipos se vuelcan más a los jóvenes. También, quizás, se confía más en los chicos por una cuestión de presupuesto de los clubes. Pero al mismo tiempo hay jugadores de 38 ó 39 años que la rompen, como Paolo Quinteros que está en un momento genial. Hay un combo de jugadores de 22 a 25 años, y otro de 35 a 39 que también la rompen. Quizá se le está dando más bola a los jóvenes por ese cambio que te decía, de ser un básquet más dinámico, donde se corre más.

-Sos parte de una camada de chicos que supo ser destacada en formativas y de hecho compartiste equipo con varios de nivel internacional y con actualidad en la Selección. ¿Qué tenía esa camada?
-Aquel Mundial U19 donde fuimos cuartos dejó a varios que están jugando en buen nivel. Estaban Garino, Delía, Mati Bortolín, Taya Gallizzi, Franco Giorgetti, Emi Basabe… Somos muchos que estamos a nivel internacional o en la Liga. Ese Mundial nos marcó muchísimo. No nos fue bien en la preparación, pero después hicimos un torneo bárbaro. Muchos se fueron consolidando y otros explotaron. Tengo el recuerdo de jugadores que se potenciaron mucho con ese Mundial, o que se hicieron conocidos a partir de ahí.

-¿Qué lugar ocupa la Selección en tu cabeza, teniendo en cuenta tu nivel y pensando en los jugadores con los que compartiste que ya llegaron?
-Me encantaría, a cualquier jugador le gustaría estar en la Selección, es el sueño de todos. Pero entiendo que hay jugadores muy buenos adelante en mi posición. Si tengo una chance en algún momento la trataré de aprovechar y disfrutar, pero no es algo que me desespera.

-¿Cómo juega en la cabeza el hecho de saber que tenés jugadores muy importantes en la posición? En el pasado también hubo muy buenos jugadores que en la Selección tenían cracks adelante.
-Hace que me ponga el objetivo de mejorar para ser mejor que el de adelante. Me estimula la competencia más que nada. Soy exigente conmigo mismo y me encanta competir con los mejores jugadores. El año pasado era impensado tener este presente, y ahora es una realidad. Me pone contento por todo el sacrificio que hice.

Leandro Fernández
@FernandezLea
[email protected]
@cabboficial

INGRESE CON SU CUENTA PARA TENER ACCESO A MATERIAL DIFERENCIADO

CREAR CUENTA

OLVIDÓ SU CUENTA?

REALIZÁ UNA DENUNCIA

Accedé a nuestra Política de Transparencia, los valores estratégicos de gestión y el alcance de aplicación de nuestra organización.

La Confederación Argentina de Básquetbol tiene entre sus objetos la organización de la actividad. Si observaste o tomaste conocimiento de una irregularidad, podes realizar tu denuncia. Nuestro compromiso de gestión incluye mediar y analizar situaciones irregulares en el ejercicio y práctica de nuestro deporte.

SUBIR